Ir al contenido principal

Destacado

Escasez en Capacidad de Contenedores en China

En un reciente informe de Container xChange, se ha observado un notable aumento del 45% en los precios de los contenedores en China durante mayo, lo que refleja una situación de volatilidad en el mercado de transporte marítimo. Esta subida en los costos es atribuida a una escasez de capacidad y un inesperado incremento en la demanda, factores que han generado preocupaciones en la industria. Principales Factores del Aumento de Precios Escasez de Capacidad La capacidad de contenedores y buques se ha visto reducida debido a desvíos en rutas, particularmente en el Mar Rojo, que han causado disrupciones en las redes de las líneas navieras. Las compañías buscan mantener los zarpes semanales en la ruta Asia-Europa, desplegando buques adicionales, lo que limita su margen de maniobra para gestionar interrupciones imprevistas. Esta situación ha generado congestión en los puertos, comparada en el informe con los atascos de tráfico en una autopista, donde los "peaks de desempeño" p

Nuevas Oportunidades con el Acuerdo Comercial con China

En los últimos años, Ecuador ha estado trabajando para fortalecer sus lazos comerciales con China, un proceso que ha involucrado a cuatro gobiernos consecutivos. Tras intensas negociaciones, que culminaron en cuatro rondas, Ecuador y China firmaron un Tratado de Libre Comercio (TLC) el 28 de agosto de 2022. Este acuerdo, que prometía abrir nuevas puertas para el comercio entre ambos países, necesitaba la aprobación de la Asamblea Nacional de Ecuador para hacerse efectivo. El debate en la Asamblea arrancó el 11 de enero de 2024 y, tras una serie de discusiones, el tratado fue finalmente aprobado el 7 de febrero de 2024 con una votación decisiva: 76 votos a favor, 23 en contra y 35 abstenciones.

A pesar de los esfuerzos, hasta ahora, solo el 40% de las exportaciones ecuatorianas se benefician de condiciones comerciales preferentes. El objetivo de Ecuador es ampliar estas ventajas al 80% de sus exportaciones, buscando así un impacto significativo en la economía nacional.

Este TLC con China abre un capítulo prometedor para Ecuador, permitiendo un acceso preferencial a uno de los mercados más grandes y de rápido crecimiento del mundo. Se espera que este acuerdo no solo beneficie a los exportadores ecuatorianos, aumentando la competitividad de sus productos, sino que también facilite la importación de materias primas, insumos y bienes de capital necesarios para impulsar el sector productivo del país. Con este nuevo horizonte comercial, Ecuador se prepara para una era de crecimiento sostenido, marcada por la innovación y una integración más profunda en la economía global.

Ecuador ha dado un paso gigante hacia el fortalecimiento de su economía y la diversificación de su comercio internacional al firmar un acuerdo comercial con China. Este acuerdo es una llave maestra que abre las puertas a la eliminación de las barreras arancelarias, facilitando así el camino para que productos ecuatorianos, tanto actuales como potenciales, encuentren un lugar en el vasto mercado chino. Más allá de simplificar el intercambio de bienes, este tratado promete agilizar trámites sanitarios y administrativos, lo que significa que los productos ecuatorianos podrán llegar a China más rápido y a un menor costo.

Ventajas Tangibles para Ecuador

Antes de este acuerdo, Ecuador operaba bajo las reglas generales de la Organización Mundial de Comercio (OMC), sin beneficios particulares para sus exportaciones hacia China. Ahora, con este tratado, no solo se garantiza un acceso preferencial para los productos ecuatorianos en el mercado chino, sino que también se abre un abanico de oportunidades para importar insumos, maquinaria y tecnología a precios más accesibles y con procedimientos más sencillos. Este escenario promete un impulso significativo al bienestar de los consumidores ecuatorianos, quienes tendrán acceso a una mayor variedad de productos de calidad a precios competitivos.

El acuerdo con China coloca a Ecuador en una posición ventajosa, permitiéndole competir de igual a igual con países vecinos que ya disfrutan de acuerdos similares con el gigante asiático. La clave del éxito radica en el acceso privilegiado al mercado chino, compuesto por 1.400 millones de consumidores con un poder adquisitivo en aumento. Gracias a este tratado, el 99.6% de la oferta exportable ecuatoriana podrá ingresar al mercado chino en condiciones preferenciales, lo cual es una noticia excelente para el crecimiento de las exportaciones ecuatorianas y, por ende, para la economía del país.

Con la entrada en vigor de este TLC, Ecuador anticipa un crecimiento en sus exportaciones, lo que a su vez dinamizará las cadenas productivas y generará más empleo. Este efecto dominó de crecimiento económico y desarrollo es precisamente lo que Ecuador busca para asegurar un futuro próspero. Además, el acuerdo incluye cláusulas que promueven la transparencia y la solución eficaz de controversias comerciales, elementos clave para una relación comercial sana y duradera.

La Balanza Comercial con China

Aunque en los últimos años la balanza comercial entre Ecuador y China ha sido deficitaria para Ecuador, este acuerdo promete cambiar esa dinámica. La mejora en las condiciones de acceso para los productos ecuatorianos a China ya está empezando a mostrar resultados positivos, con una reducción significativa en el déficit comercial. Esto no solo es una prueba del éxito del acuerdo sino también del reconocimiento de la calidad y diversidad de los productos ecuatorianos, desde el camarón y el banano hasta las flores y el chocolate.

El análisis de la evolución de la balanza comercial acumulada de enero a noviembre entre estos dos países para el período 2016.2023, muestra un resultado deficitario para Ecuador; sin embargo, este ha disminuido de USD-2.100 millones en 2016 a USD -244 millones en 2023 (figura 1), basado principalmente por el mejor desempeño de las exportaciones de productos como camarón y productos mineros, en compensación con las importaciones.

Evolución de la balanza comercial total, petrolera y no petrolera entre China y Ecuador

En millones de USD, acumulado de enero a noviembre 2016.2023


De acuerdo con las cifras más recientes, entre 2019 y 2021, China se posicionó como el segundo país de destino de las exportaciones no petroleras de Ecuador. A partir de 2022, el país asiático se ubicó en el primer lugar en dicho ranking, situándose por encima de Estados Unidos, país que históricamente ha ocupado este puesto. Así, se resalta la importancia del mercado chino para la oferta exportable del país.

Complementariedad y Cooperación

El acuerdo comercial entre Ecuador y China es un ejemplo de cómo dos economías con fortalezas complementarias pueden trabajar juntas para el beneficio mutuo. Mientras China se destaca en la producción industrial, Ecuador brilla en el sector agropecuario y agroindustrial, así como en la pesca y la minería. Esta complementariedad asegura que ambos países no solo intercambien bienes y servicios, sino que también fortalezcan sus economías a través de una cooperación estratégica y sostenida.

Beneficios Mutuos: La Perspectiva de China sobre el Acuerdo con Ecuador

Para China, el acuerdo comercial con Ecuador no es solo un paso más en su estrategia de expansión y fortalecimiento de lazos en América Latina, sino también una oportunidad clave para asegurar recursos esenciales que sustenten su continuo crecimiento económico. Ecuador se destaca como un socio vital por varias razones: su posición estratégica en la región, la riqueza de recursos naturales e insumos críticos para la industria china, y la creciente demanda de productos agropecuarios y alimenticios de alta calidad, un sector en el que Ecuador sobresale notablemente.

China ve en Ecuador un aliado importante para la diversificación de sus fuentes de recursos naturales, esenciales para mantener su impresionante trayectoria de desarrollo económico. Además, el interés de China en los productos agropecuarios y alimenticios de Ecuador refleja una tendencia creciente hacia el consumo de alimentos de alta calidad. Esta demanda está impulsada por el poder adquisitivo en aumento de la clase urbana china, que actualmente suma 890 millones de personas, buscando constantemente mejorar su dieta con productos extranjeros prestigiosos y de calidad superior.

Una Relación de Complementariedad y Crecimiento Conjunto

La negociación del acuerdo, que duró casi 10 meses, culminó con términos notablemente favorables para Ecuador. Logrando que China concediera preferencias arancelarias a una amplia gama de productos, el acuerdo garantiza a Ecuador un acceso preferente al inmenso mercado chino. Con preferencias arancelarias para el 89.98% de las líneas arancelarias nacionales, que representan el 92% del valor de las importaciones desde China entre 2019 y 2021, Ecuador ha conseguido un acuerdo altamente beneficioso. A su vez, China ha abierto su mercado a Ecuador para el 90% de las líneas arancelarias de interés ecuatoriano, abarcando el 99.6% de la oferta exportable efectiva del país. Este balance de acceso a mercados subraya el éxito de Ecuador en las negociaciones, asegurando un acuerdo que favorece de manera significativa sus intereses comerciales y económicos.

Este acuerdo refleja una relación de complementariedad entre ambos países, con China beneficiándose del acceso a los recursos naturales e insumos de Ecuador, así como a sus productos agropecuarios y alimenticios de alta calidad, mientras que Ecuador aprovecha la oportunidad para expandir su presencia en uno de los mercados más grandes y de rápido crecimiento del mundo. A través de este acuerdo, China y Ecuador no solo fortalecen sus lazos económicos y comerciales, sino que también establecen un marco para el crecimiento mutuo y el desarrollo sostenible, marcando un hito en las relaciones comerciales entre América Latina y el gigante asiático.

Estrategias de Protección y Oportunidades de Crecimiento

Ecuador ha logrado negociar con éxito la exclusión de un 10% de productos considerados sensibles para su economía, asegurando así la protección de sectores clave. Este 10,02% representa 828 productos divididos en áreas críticas como la industria, la agricultura, y la acuacultura y pesca, con un enfoque especial en salvaguardar los intereses de los productores locales y la seguridad alimentaria.

Además de facilitar el comercio, el acuerdo entre Ecuador y China mantiene un firme compromiso con la protección de la producción nacional. Se reafirman los derechos y obligaciones relacionados con las salvaguardias, los derechos antidumping y los derechos compensatorios, en línea con los principios de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Además, se introduce una salvaguardia bilateral diseñada para proteger a las industrias locales de un incremento significativo en las importaciones que pudiera dañar o amenazar a sectores productivos específicos. Esta medida proporciona un mecanismo de seguridad para que Ecuador y China puedan responder de manera efectiva a fluctuaciones inesperadas en el comercio que puedan afectar negativamente a sus industrias.

En el sector industrial, las exclusiones se han centrado en proteger a la manufactura local de la competencia de importaciones chinas. Con un total de 689 líneas arancelarias excluidas, se ha prestado especial atención a sectores como el textil, metalmecánico, calzado, entre otros, evidenciando una estrategia defensiva bien articulada para salvaguardar la industria ecuatoriana.

Por otro lado, el sector agropecuario y la acuacultura también recibieron protección, excluyendo productos clave para la seguridad alimentaria y el sustento de la agricultura familiar campesina. Esto refleja un equilibrio entre abrir mercados y proteger sectores vulnerables.

China, por su parte, excluyó un porcentaje mínimo de productos ecuatorianos, centrando las exclusiones en categorías muy específicas como por ejemplo los desperdicios de metales. Esto muestra la apertura del mercado chino a la diversa oferta exportable de Ecuador, exceptuando algunos productos altamente sensibles para ambos países.

El acuerdo reconoce al sector agropecuario ecuatoriano como uno de los grandes beneficiados, dada la demanda china por alimentos de calidad y la posición de Ecuador como productor de estos bienes. Al mismo tiempo, se ha cuidado de proteger a este sector de cualquier impacto negativo, considerando la limitada capacidad agrícola de China y su dependencia de importaciones para satisfacer su demanda interna.

La inclusión de nuevos productos con potencial exportable abre horizontes para la diversificación económica de Ecuador, enfocándose en sectores con ventajas competitivas únicas como las frutas tropicales, productos lácteos, y derivados de cacao y café, entre otros. Este enfoque no solo busca ampliar la base exportadora sino también promover el desarrollo sostenible y la innovación en la producción nacional.

Impulso a las MIPYMES y la Economía Popular y Solidaria

Un aspecto destacado del acuerdo es el impulso dado a las MIPYMES y a la economía popular y solidaria, sectores que representan una parte significativa del tejido empresarial ecuatoriano y que ahora tendrán más facilidades para exportar a China. La inclusión de un capítulo de comercio electrónico es especialmente relevante, ya que democratiza el acceso al mercado chino para pequeños productores y emprendedores, ofreciendo nuevas vías para la comercialización de productos y el acceso a tecnologías y capacitación.

Mejoras en los Procesos Aduaneros

El acuerdo entre Ecuador y China introduce una serie de mejoras en los procedimientos aduaneros, apuntando a una gestión más eficiente y transparente del comercio de mercancías entre ambos países. La iniciativa de "Procedimientos Aduaneros y Facilitación del Comercio" se centra en simplificar y armonizar las prácticas aduaneras, asegurando que el despacho de mercancías sea predecible, consistente y transparente. Este esfuerzo por optimizar los procesos aduaneros refleja un compromiso compartido para fomentar un entorno comercial más fluido y menos burocrático.

El concepto de "Aduanas Inteligentes, Fronteras Inteligentes y Conectividad Inteligente" subraya la importancia de la cooperación y asistencia mutua entre las autoridades aduaneras de Ecuador y China. Mediante la implementación de tecnologías avanzadas y prácticas innovadoras, el acuerdo busca incrementar la confianza mutua y mejorar la conectividad, facilitando así el flujo de comercio. Este enfoque moderno hacia la gestión aduanera es un paso adelante hacia la optimización del comercio bilateral, beneficiando especialmente a las exportaciones ecuatorianas de productos perecederos.

Transparencia y Acceso a la Información

Una parte crucial del capítulo sobre procedimientos aduaneros es el compromiso de publicar de manera oportuna, incluyendo en internet, todas las leyes, reglamentos y procedimientos relevantes para el comercio bilateral de mercancías. Esta medida de transparencia no solo mejora el acceso a la información, sino que también ofrece a los comerciantes y a la industria la oportunidad de adaptarse y responder adecuadamente a cualquier cambio normativo, asegurando así una mayor previsibilidad en el comercio.

Certificado de Origen y Verificación

El acuerdo entre Ecuador y China establece que el certificado de origen tendrá una validez de un año desde su emisión, y podrá ser expedido por autoridades gubernamentales o entidades autorizadas, asegurando así la autenticidad y cumplimiento de las mercancías con los criterios de origen. Para garantizar la integridad del comercio, se ha dispuesto un mecanismo de verificación de origen que obliga a responder en un máximo de seis meses a cualquier solicitud de verificación, con el fin de mantener la fluidez y confianza en las operaciones comerciales.

Los criterios de origen especificados en el acuerdo facilitan la clasificación de las mercancías en categorías como "íntegramente obtenidas" o producidas utilizando materiales originarios, o con un contenido regional mínimo del 40%, salvo excepciones. Estas reglas son fundamentales para determinar qué productos califican para el tratamiento arancelario preferencial, promoviendo así el comercio de productos genuinamente originarios de Ecuador o China.

Cooperación en Inversiones

El capítulo de cooperación de inversiones busca fomentar el flujo de inversiones transfronterizas, identificar oportunidades y compartir información relevante para los inversores. Este enfoque no solo tiene como objetivo estimular el crecimiento económico sino también mejorar el entorno de inversión y promover prácticas responsables en el ámbito empresarial, incluyendo aspectos ambientales y de responsabilidad social.

Comercio Electrónico

Con la inclusión de un capítulo dedicado al comercio electrónico, el acuerdo se adelanta a las tendencias globales, estableciendo un marco jurídico que facilita el comercio digital entre ambos países. Este capítulo abarca aspectos cruciales como la autenticación electrónica, protección del consumidor en línea y promoción de la participación de PYMEs en el comercio electrónico, apoyando así la innovación y el acceso al mercado global.

Cronograma de aplicación por el Ecuador

Una vez que la Asamblea aprobó el tratado de libre comercio se debe cumplir el siguiente procedimiento:

  • Enviar la notificación correspondiente al Ejecutivo para su ratificación.
  • Esto se deriva al sistema de acuerdos internacionales de la Cancillería.
  • Cancillería realizará la notificación oficial con nota diplomática a China, especificando que Ecuador culminó los procesos internos para la ratificación.
  • La contraparte, es decir, el Gobierno de China también debe cumplir con un proceso interno similar y, una vez que lo culmine, enviar una nota diplomática a Ecuador.

Cuando todo este proceso esté concluido, de acuerdo con lo dispuesto en el Tratado, artículo 17.4, entrará en vigor en 60 días posteriores. El MPCEIP ha manifestado que tentativamente sería en junio-julio del año en curso.

Conclusiones

En un mundo cada vez más interconectado, donde las fronteras económicas se expanden más allá de los límites geográficos, el acuerdo comercial entre Ecuador y China emerge como un faro de oportunidades y cooperación. Este tratado no es solo un documento legal que establece las reglas del intercambio de bienes y servicios entre dos naciones; es, más bien, un puente hacia el futuro, diseñado para potenciar el crecimiento, la innovación y el desarrollo sostenible de ambos países.

La esencia del acuerdo radica en su capacidad para abrir mercados, simplificar procesos y fomentar un entorno de negocio transparente y justo. Con disposiciones que abarcan desde la eliminación de barreras arancelarias hasta la facilitación de procedimientos aduaneros, el tratado está diseñado para asegurar que las mercancías fluyan con mayor facilidad, rapidez y previsibilidad entre Ecuador y China. Esto no solo beneficia a las grandes corporaciones con operaciones internacionales sino también, y de manera muy significativa, a las pequeñas y medianas empresas (PYMEs), que ahora tendrán la oportunidad de explorar y consolidarse en el gigantesco mercado chino.

Uno de los pilares del acuerdo es el reconocimiento de la importancia de la tecnología y la innovación en el comercio moderno. La inclusión de un capítulo dedicado al comercio electrónico es testimonio de una visión futurista, donde las transacciones digitales y el acceso a mercados globales a través de plataformas en línea se convierten en herramientas cruciales para el éxito empresarial. Esto, junto con el enfoque en la cooperación en inversiones, sienta las bases para un flujo constante de conocimiento, tecnología y recursos financieros, que pueden transformar sectores clave de la economía, desde la agricultura hasta la manufactura y los servicios.

La protección de la producción nacional y los derechos de los consumidores también ocupa un lugar central en el tratado. Mediante la implementación de salvaguardias y normas claras sobre prácticas comerciales, se busca asegurar que el aumento del comercio y las inversiones no se traduzca en efectos adversos para las industrias locales o los derechos de los consumidores. Esta balanceada combinación de apertura y protección es crucial para garantizar que los beneficios del acuerdo se distribuyan de manera equitativa entre los sectores económicos y la sociedad en general.

Es necesario apuntar que la dinámica del comercio se intensificará enormemente, tanto de ida y de vuelta; y aunque aumenten las importaciones, éstas, paulatinamente se irán desgravándose y llegando a aranceles mínimos o cero, lo cual afectará la recaudación tributaria y la consecuente afectación a los ingresos fiscales.

Se debe señalar también, el poco énfasis que se ha puesto en el cuidado del medio ambiente, especialmente al peligro de importaciones tóxicas o contaminadas que perjudicarían a las dos partes en caso de haberlas; y a la vez al cuidado de que los productos no desoigan las normativas internacionales de los derechos humanos y al trabajo establecidas por organismos como la OIT de DDHH.

En conclusión, el acuerdo comercial entre Ecuador y China representa un hito en la historia económica de ambos países, ofreciendo un camino hacia una mayor prosperidad compartida. Al facilitar el acceso a nuevos mercados, promover la inversión y la innovación, y proteger los intereses nacionales y de los consumidores, este tratado es una poderosa herramienta para el desarrollo económico sostenible. Es una prueba de que, a través de la cooperación y el compromiso mutuo, es posible enfrentar los desafíos de la globalización y forjar un futuro de mayor abundancia y oportunidades para todos.

Equipo de trabajo de PUDELECO EDITORES S.A.

20/febrero/2024


Comentarios

Entradas populares